May 11

¿Por qué compramos lo que no necesitamos?

¿Le ha pasado que compra una prenda y solo la usa una única vez? Eso se debe a que adquiere lo que realmente no necesita y que, para su ojo, es temporalmente atractivo.

Escuche aquí: El impulso de comprar lo que no necesitamos EP.2

Es en este punto donde se debe dar cuenta que tiene un pequeño problema que muchos definen como compra compulsiva.

Caer en gastos adicionales e innecesarios evitarán que pueda programar su dinero y definir metas de ahorro. Por esa razón, en este podcast con Isabel Mantilla, Directora Educativa y Financiera de Asobancaria, aprenderá a bautizar sus ingresos y darles nombres propios para así cumplir satisfactoriamente lo que se propone.

Warren Buffett, Director ejecutivo de Berkshire Hathaway, se caracteriza por su análisis del “qué pasa si no compro esto”, pregunta que deberíamos hacernos todos a la hora de incurrir hasta en el gasto más mínimo”, explicó Isabel.

El test del malvavisco 

La experta hizo un llamado a reflexionar con uno de los ejemplos más claros en la actualidad: el test del malvavisco.

Trata de un estudio que se realizó a un grupo de niños a los  les repartieron el delicioso dulce y se les advirtió que no podían comerlo hasta dentro de cinco minutos.

Mientras unos aguantaban las ganas de comerlo, otros, luego de lamerse lo labios y oler la golosina, no aguantaron las ganas y se lo comieron. Quienes superaron el resto, luego de cinco minutos, recibieron un segundo malvavisco (ahora tendrían dos) y a los que fallaron se les dio nuevamente uno (ahora estarían en desventaja con los demás).

Tiempo después se evidenció, que quienes resistieron la tentación, resultaron ser más exitosos económicamente y postergaron el deseo para dejar a un lado el impulso querer las cosas ya mismo.

Isabel concluye que el control de impulso más la programación y planificación del dinero, es la clave del éxito financiero debido a que al darse cuenta que puede comprar beneficios con ahorros, nadie lo detendrá porque no va a tener la necesidad de usar tarjetas.

Es una meta que se reproduce en muchas más, alcanzando un éxtasis emocional y financiero.

 

ARTICULOS RELACIONADOS